Feliz inicio de semana

A veces por cuestiones de tiempo o por pura indiferencia dejamos pasar los regalos simples y maravillosos de nuestro Señor, como este parque, cercano a donde vivo hace siete meses y que nada más hasta ayer domingo fuimos a visitar, muy sencillo y pequeño, pero al oír los pajaritos, sentir la brisa suave, sentimos que el Señor se manifiesta precisamente en esas cosas sencillas. Gracias papá por todas estas cosas que están aquí para glorificarte, perdóname cuando las ignoro y no las valoro. Te amo.



Bendice alma mía a Jehová, Jehová Dios mío, mucho te has engrandecido; te has vestido de gloria y de magnificencia… Se llenan de salvia los árboles de Jehová, los cedros que él plantó, allí anidan las aves… Salmo 104.




…los leoncitos rugen tras la presa, y para buscar de Dios su comida…

Ok, no es un leoncito pero parece, no? Es mi gatico Mozart, que llegó tal cual el Señor lo había destinado para nuestra pequeña familia, ya después escribiré cómo se convierte en una bendición para nosotros.