Contracorriente


Ser honesto en un mundo donde el que engaña es siempre el mayor, conservar la alegría de perdonar sin ira o rencor, recorrer la segunda milla ofreciendo la otra mejilla, mantener cada día lo que he aprendido de mi maestro
Así empieza esta canción Contracorriente del salmista español Marcos Vidal, y no puedo dejar de pensar en las tantas veces que me he sentido así... Me hace recordar aquella prédica de Joyce Meyer donde decía que ofrecemos la otra mejilla no porque seamos seres angélicos regordetes, no. Lo hacemos porque somos discípulos de Jesucristo, y por supuesto que a veces es un sacrificio, pero es en esos pequeños detalles en los que se glorifica nuestro Papá: siendo humanos, pecadores por naturaleza, nos esforzamos por hacerlo mejor que los demás, nos preocupamos por marcar la diferencia, eso hace que nuestro Padre se sienta orgulloso de nuestros pequeños logros humanos y entonces el sacrificio tiene sentido.

Créditos:  
Link del video 
Link de la letra

1 comentarios:

Totalmente cieto, pero es muy complicado dar la otra mejilla cuando el dolor es tanto que no nos deja pensar en otra cosa.. es por esto que en todo momento le pido a nuestro padre que su Santo Espíritu se quede conmigo y me permita recordar sus enseñanzas en los momentos más cruciales.. porque no quiero perder nada de lo que me ha obsequiado

un beso con mucho cariño y que dios te bendiga